Posteado por: susanaguerini | octubre 7, 2011

Comunidades Intencionales

Comunidades sostenibles de hoy

Las Ecoaldeas son lugares creados para compartir una forma de vida respetuosa con el entorno y son también espacios de convivencia que propician el desarrollo humano de las personas que los habitan. El ideal que conduce a los integrantes de las ecoaldeas a materializar sus proyectos se sustenta en un funcionamiento sinérgico y cooperativo que integre las actividades humanas en el medio natural sin explotarlo ni dañarlo. Un intento tan antiguo como el ser humano, que siempre tuvo que buscar el apoyo del grupo para sobrevivir, y protegiendo el entorno, pues al ser su única fuente de recursos no podía agotarse. Actualmente todavía existen comunidades tradicionales que sirven de ejemplo para los modernos pueblos ecológicos.

Se busca la autosuficiencia, la autogestión y la sostenibilidad además de propiciar adecuadas normas de convivencia, siendo las relaciones personales la piedra angular de estos proyectos idealistas, de los que existen ejemplos en los cinco continentes. A las comunas de los años 70 les han sucedido las aldeas o pueblos ecológicos actuales, donde predominan las casas individuales o familiares y los espacios comunes donde reunirse, compartir tareas y celebrar la vida.

Desde la década de los sesenta se produce un progresivo despoblamiento de las áreas rurales hacia la ciudad. En paralelo, y sobre todo desde principios de los setenta -como respuesta a la crisis global energética, ecológica y de valores sociales y humanos- se inicia un movimiento alternativo de retorno al campo que pretende una forma de vida más tranquila y en contacto con la naturaleza. Opción que implica un cambio de mentalidad, donde la base de la convivencia es la búsqueda del equilibrio personal y un eje coherente de actuación en lo básico: agricultura y ganadería biológicas, bioconstrucción, utilización de energías renovables, practicar un consumo consciente y responsable, cooperar dentro de una economía solidaria… Como modelo de diseño se ha popularizado la Permacultura, que se comienza a practicar en fincas individuales desde un planteamiento integral y sinérgico, buscando la autogestión, la autosuficiencia, la recuperación de zonas degradadas, la conservación de los recursos y la no contaminación.

Comunidades Intencionales

Los 80 son años donde numerosos asentamientos humanos integrados fructifican en todo el mundo y, como consecuencia de la posterior disolución de muchos de estos proyectos, se produce una evolución en los planteamientos. Es en los años 90 cuando cuajan las comunidades intencionales, ecoaldeas o ecobarrios. Se trata de una transformación cultural profunda, gestada desde la crisis global, que pretende un nuevo orden natural sobre la tierra. La sostenibilidad es el principio sobre el que se asientan estas nuevas ecosociedades, algo que implica el consumo consciente y la reducción del gasto energético así como la intencionalidad de que el beneficio no sea individual sino colectivo y del medioambiente.

La nueva cultura se impulsa en estas comunidades sostenibles o pueblos de elevada conciencia ecológica, que sólo existen si se comparte, donde los alimentos son ecológicos, se construye a conciencia y se recuperan métodos locales, se consume lo cercano, se usan materiales de la zona y recursos del lugar. La pérdida de calidad de vida estimula a buscarla, a querer vivir mejor personal, social, espiritual y sosteniblemente.

Consecuentemente, los retos a los que habrán de enfrentarse estos grupos pasan por la creación de sistemas biológicos en áreas como la canalización de las aguas residuales, los alimentos y los animales, y la edificación de espacios en base a criterios de bioconstrucción y respeto al medioambiente.

La Cooperación, base del crecimiento

La comunidad es la concreción humana de pertenencia al medio y el equilibrio con él. Para compartir se debe partir de una filosofía clara o intención que será la argamasa que facilitará a la comunidad crecer unida y prosperar. Para conseguirlo, hay que plantearse con quién se quiere compartir los ideales y debe de existir un anhelo de transcendencia; pues pasar de la individualidad al grupo implica transpersonalizarse. Entonces la propia dinámica armoniosa grupal facilitará materializar proyectos inalcanzables desde la individualidad. Para que el grupo se consolide, es necesario compartir experiencias, establecer métodos de decisión colectiva, forjar expectativas comunes, llegar a tácticas, estrategias y acuerdos, idear métodos de resolución de conflictos, mantener relaciones con el exterior y mejor si existe un medio de comunicación que informe de lo que sucede. Las personas han de realizar un cambio interno para elevar su autoestima y así tolerar a los otros, ser generosos, escuchar y hablar desde el corazón, ser perseverantes y pacientes, tener seguridad y confianza en el proyecto , esperanza y optimismo, usar el amor contra el miedo y anhelar la bondad compartida.

Crear una ecoaldea supone vivir un tipo de vida en armonía con la naturaleza que, al alejarse de los valores sociales imperantes, supone un ejemplo demostrativo de que se puede vivir el ideal. Implica ser osado, ya que se va a recorrer un camino poco transitado, poseer una visión clara y compartida de lo que se quiere, lo que exige la puesta en común y la búsqueda del acuerdo, descansando las soluciones en los valores e intuiciones del grupo. Compartir esperanzas y resolver en común consolida las relaciones personales y afianza el proyecto, despertando la confianza y la apertura de uno hacia los demás.

Organización y sostenibilidad

Según el modelo de algunas Ecovillas que funcionan desde hace 20 años, como Maleny en Australia o The Farm en U.S.A., organizarse bien supone planificar los objetivos en un mapa de actividades que recoja la manera de realizar la tarea: pasos a dar, cómo hacerlo y cuando. Luego queda compartir la experiencia para aprender unificando la razón y la intuición. Este mapa de actividades tendrá en cuenta el biosistema integrado, el entorno construido, el sistema económico, las decisiones y la unión del grupo, y será flexible y visual. No se debe olvidar la administración y la parte financiera, que bien resuelta nos permitirá vivir aquello que deseamos, logrando la autosuficiencia y la creación de puestos de trabajo. Incluso ingeniar bancos alternativos de la ecoaldea, que puedan prestar dinero a los miembros para comprar tierras, construir casas o emprender nuevos proyectos. Una ecoaldea debe encontrar seguridad económica, diseñando las posibilidades del lugar y del grupo para poner en marcha diversos negocios que abastezcan a la comunidad. Proyectos económicamente viables, respetuosos con el entorno y que proporcionen a los habitantes un puesto de trabajo. Estimular la reinversión del dinero en el proyecto común y dar lugar a procesos grupales, es un objetivo prioritario.

Dentro de la colectividad habrá de existir conciencia de integridad ecológica, lo que implica vivir en armonía con los sistemas naturales, transformando los residuos y usando los recursos ambientales para cubrir necesidades. Quien decide integrarse en una ecoaldea, lo hace con el aliciente de disfrutar de mayor calidad de vida en contacto con el silencio y la salubridad de la naturaleza. En el grupo, y dentro de este individualmente, cada uno ha de hacerse responsable de sus decisiones y ha de comprometerse con su propio crecimiento personal y camino evolutivo. La visión ha de ser compartida y existir igualdad de oportunidades. Hay que fomentar el sentido de comunidad, los procesos participativos no jerárquicos, democráticos y abiertos. Y la colaboración con otras comunidades, siendo también solidarios con otros proyectos.

Por: Mar Lana

Anuncios

Responses

  1. Muy interesante.

    Vivo en los Estados Unidos– en Milwaukee, Wisconsin. Hay tres comunidades intencionales. Y una nueva: http://tinyurl.com/3z7cb8s

    • Hola Carie, hemos visitado su sitio web, ¡que buen proyecto tienen! Les deseamos mucho apoyo y exito! Un abrazo desde el Ecuador …


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: